Día Mundial del SIDA: acabar con la desigualdades para acabar con el VIH/SIDA

 

En este Día Mundial del SIDA, reiteramos que, para acabar con el VIH/SIDA, es necesario acabar con las desigualdades.

 

Este año se cumplen 40 años desde que se registraron los primeros casos de SIDA. El acceso al tratamiento se ha ampliado enormemente desde entonces, pero el progreso se ha ralentizado considerablemente en los últimos años. 

Según ONUSIDA, “el mundo está lejos de cumplir con el compromiso compartido de acabar con el SIDA para 2030 - no por falta de conocimientos o de herramientas para vencer al SIDA, sino por las desigualdades estructurales que obstaculizan las soluciones probadas para la prevención y el tratamiento del VIH".

Varios grupos de población clave - como les trabajadores sexuales, las personas trans, los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres corren un mayor riesgo de contraer el VIH y otras infecciones potencialmente mortales debido a su situación de marginación en la sociedad, a la discriminación y la violencia que sufren y a las leyes que tratan de criminalizar sus acciones.

Un nuevo análisis realizado por ONUSIDA muestra que los datos comunicados por muchos paises parecen subestimar el tamaño de las poblaciones clave. Como resultado, su respuesta al VIH puede tener profundas lagunas en los servicios para las poblaciones que más los necesitan.

Los países que criminalizan a las poblaciones clave han progresado menos en la consecución de objetivos y del tratamiento del VIH en los últimos cinco años. Por otro lado, los países con leyes y políticas progresistas, con un fuerte compromiso de la comunidad y con sistemas sanitarios sólidos e inclusivos han obtenido los mejores resultados en la respuesta al SIDA.

Se lograron avances aún mayores en los países donde la protección de los derechos humanos ha progresado gracias a las leyes, en particular las que protegían el derecho a la no discriminación y respondían a la violencia de género.

Cuando se respetan los derechos humanos, las personas pueden acceder a a los servicios sanitarios que necesitan.

“Poner fin a las desigualdades para poner fin al SIDA es una elección política”, dijo Winnie Byanyima, Directora Ejecutiva de ONUSIDA. “Debemos elegir qué líderes queremos: aquellos que apuestan por acciones audaces, o aquellos otros que se limitan a actuar a medias.”

Subscribe to our newsletters

Get updates on LGBTI rights issues, and on our work to support LGBTI civil society worldwide